Croissant de queso

$1.950

El croissant con queso es una insignia de la bollería francesa, aunque sus orígenes nos remiten a Austria. 

Nace a finales del siglo XVII, en Viena, luego de la dominación otomana y la aplicación de la medialuna como emblema de su fortaleza en el dominio de los países conquistados, que falló en Austria. 

Luego de que tomaran casi todo el país, sitian a Viena, tratan de tomarla y no pueden, por ello en la madrugada socavan las murallas para sorprender a los defensores, pero los panaderos, que trabajaban en las madrugadas para alimentar la ciudad, se dan cuenta, avisan y sorprenden a los turcos. El emperador Leopoldo I, los homenajea y ellos crean un bollo, en forma de medialuna para mofarse de los turcos.

Tras varios años en Europa el croissant se difundió por todo el mundo. En Doña Linda logramos perfeccionar una masa que nos da una textura, forma, calidad y sabor adecuados. A pesar de que se fabrica con una masa tipo hojaldre, es totalmente diferente al resto de nuestras masas y por ello al comerlo se siente una suavidad y textura diferentes.

El croissant de queso es muy apetecido para eventos en las empresas, que los ofrecen como refrigerio y, como todas
las picadas para eventos, viene en varios tamaños.

El croissant de queso, así como todos los productos de Doña Linda, es una picada completamente artesanal y está hecho con un 100% de ingredientes naturales, sin preservativos ni agentes conservantes.